En Ciudad de México 497 personas asumen ley de Voluntad Anticipada

Viernes 08 de octubre de 2010 Allan López | El Universal

Desde que en el DF se publicó la Ley de Voluntad Anticipada, única en el país, 497 personas han firmado un documento que avala que cuando exista una enfermedad terminal y no haya tratamiento alguno para curarla, ésta tiene el poder legal de desistir a medios, tratamientos o procedimientos que prolonguen innecesariamente la vida del paciente.

Armando Ahued Ortega, secretario de Salud del DF, explicó que se trata de una ley que certifica que cuando médicamente ya se comprobó que la enfermedad de una persona no tiene cura, obtendrá los cuidados paliativos necesarios, es decir, el “cuidado activo y total de aquellas enfermedades que no responden a tratamiento curativo e incluyen el control del dolor y otros síntomas”.

María de la Soledad Escamilla, encargada del programa de Voluntad Anticipada de la Secretaría de Salud capitalina, informó que el costo para tramitar este documento en la notaría es de mil 900 pesos y puede hacerse con pacientes de hospitales privados o públicos, incluso, de otros estados de la República han venido al DF a firmar el documento.

Ahued aseguró que por ningún motivo se trata de un procedimiento de eutanasia, pues la ley en su artículo segundo prohíbe cualquier conducta médica que propicie el acortamiento intencional de la vida.

Al inaugurar el simposio “Cuidados paliativos y Voluntad Anticipada”, el titular de la Secretaría de Salud (SS) local afirmó que ésta es una iniciativa que desde su publicación en la Gaceta Oficial del DF en 2008, busca garantizar el bien morir de una persona y lo cual hasta ahora puede hacerse de manera legal.

Ahued Ortega explicó que así como él ya lo hizo, una persona aunque se encuentre gozando de una salud plena puede acudir ante cualquier notario público para firmar un documento que indique a sus familiares que en caso de tener una enfermedad terminal se eviten tratamientos tortuosos para prolongar la vida.

Agregó que cuando un paciente ya está desahuciado y no tiene capacidad de decidir por sí mismo, la ley otorga facultades a la familia para solicitar esta disposición siempre y cuando se haga en presencia de dos testigos y del personal médico para después hacerlo oficial ante notario. La SSDF está tratando de difundir esta opción a los cuidados.

En Ciudad de México 497 personas asumen ley de Voluntad Anticipada