Eutanasia

Es todo acto que tiene la intención de causarle la muerte a un paciente, que sufre una enfermedad en etapa terminal, por petición del paciente y que la lleva a cabo un médico.

La eutanasia es un acto voluntario, meditado y jamás improvisado ni irreflexivo, con el cual se busca terminar la vida de una persona que lo pide consciente y repetidamente porque sufre de manera intolerable y sabe, además, que está en la etapa terminal irreversible de una enfermedad, para la cual la medicina no tiene tratamiento curativo.

Hay cuatro condiciones fundamentales, sin las cuales no hay eutanasia:

1. La intención de cortar la vida de un ser humano.

2. El sufrimiento de ese ser humano, tan intenso que es insoportable para él, que lo padece, y al que no le sirven ya los tratamientos curativos.

3.   El hecho de que la persona que sufre se halla en estado terminal, ha sobrepasado los límites de lo posible para la ciencia y por lo mismo ya no le son útiles los tratamientos.

4. La petición consciente y reiterada que hace la persona para que se corte su vida y así se ponga fin a sus sufrimientos.

Es evidente que, si se cumplen estas condiciones, nadie toma en sus manos de manera abusiva la vida de otra persona. A nadie se le da autorización para que resuelva sobre esa vida. Ni el médico, ni los parientes, ni la sociedad de arrogan el derecho a decidir si ese “otro”, nuestro semejante, vive o muere; pero todos deben actuar como la persona lo decide, respetar su autonomía y acatar su libre escogencia en esos momentos, cuando depende de quienes la rodean para poder cumplir lo que intensamente desea y salir de un padecimiento infernal.

No es eutanasia…

Saber lo que es eutanasia permite también identificar aquellas actuaciones médicas que no son eutanasia y sobre las cuales, por lo mismo, no se pueden ni se debe lanzar rechazo, mucho menos duda desde el punto de vista ético y bioético.

La readecuación de medidas asistenciales es un muy buen ejemplo de aquello que no puede considerarse eutanasia: dejar de hacer lo que es fútil, inútil, evita interferencias con el proceso que lleva a la muerte.

Tampoco entra en la categoría de eutanasia el acto de desconectar el respirador artificial, suspender los líquidos   endovenosos (sueros, en el lenguaje popular) y retirar las sondas cuando se diagnostica muerte cerebral.

Normatividad Legal:
Artículos relacionados:
Noticias Nacionales
Noticias internacionales
Testimonios:

 

Eutanasia