“He decidido la eutanasia. Deseo una muerte digna, sin dolor”: la instrucción final de Tito Livio Caldas

Por: julio 21, 2016

“He decidido la eutanasia. Deseo una muerte digna, sin dolor”: la instrucción final de Tito Livio Caldas

El abogado liberal Tito Livio Caldas fue coherente hasta el último aliento. Luego de una larga vida en la que empleó su profesión y energías para ampliar las libertades en Colombia, este jurista y editor decidió que no quería padecer los sufrimientos del cáncer que le diagnosticaron y pidió, en uso de su derecho, “una muerte digna” por medio de la eutanasia.

 La elección no sorprendió mucho a quienes bien lo conocían. En 1940, con apenas 20 años, Tito Livio Caldas ya pensaba que las personas tenían que ser libres en todo sentido. Y dedicó su vida a promover todas las libertades desde entonces. Desde los distintos espacios que construyó Caldas siempre abrazó todas las libertades (sexuales, religiosas, de autodeterminación) y combatió las restricciones legales que consideró absurdas como aquella de que los colombianos no puedan disponer plenamente de su patrimonio y que sea la ley la que diga en qué forma este se hereda.
 Para librar a otros de cualquier problema y dejar una última enseñanza Caldas redactó y dejó escrita su última instrucción: “Consciente y en pleno uso de mis facultades mentales y, por otra parte, feliz y agradecido de haber vivido tan largamente la interesante etapa del mundo actual, rodeado de los que me aman y he amado, soy consciente de la larga vida cumplida y del derecho que me asiste de elegir, sobre todo a mis 94 años, de las condiciones en que deseo que mi vida culmine”, dice en su determinación final.
 En el estremecedor y valiente texto, Caldas previó cualquier situación: “Si por algún motivo ajeno a mi decisión no se puede cumplir mi voluntad, expresamente, me rehúso a que se den cuidados a mi cuerpo en estado vegetativo o se mantengan indefinidamente mis funciones vitales por medios artificiales”.

La última línea de su carta final la reservó para aplaudir a la Corte Constitucional por haber garantizado recientemente a todos los colombianos ese derecho al que se acogió para culminar la vida “libre de dolor, de indignidad, en mi casa y rodeado de los míos”.

La carta está expuesta al ingreso de la sala de velación, en la Funeraria Gaviria de Bogotá, donde yace el cuerpo de Tito Livio Caldas. Atendiendo también a su voluntad, en sus exequias no habrá ceremonia religiosa.

Esta es la carta íntegra:

2016-07-21-PHOTO-00009070

Publicidad
“He decidido la eutanasia. Deseo una muerte digna, sin dolor”: la instrucción final de Tito Livio Caldas